Una nefasta combinación de viento, altas temperatura y escasa humedad, agravada por el penoso estado de los bosques, volvió a jugar en contra a la hora de sofocar con rapidez el incendio que se ha declarado en Vall-llobrega (Baix Empordà), el primer gran susto forestal en lo que va de año en Catalunya. Mientras los bomberos trabajan a marchas forzadas para sofocarlo, los habitantes de la zona han manifestado su malestar por el penoso estado en el que el bosque se encontraba.

En la zona afectada se acumula un verdadero polvorín, que nadie limpia: ramas, troncos caídos y un espeso sotobosque, que la (casi desaparecida) ganadería tradicional ya no desbroza. Por si fuera poco, la gran nevada del 2010 derribó muchos árboles que ahora pueden arder como el papel. Todos estos factores han sido claves para que en cuestión de minutos el fuego se haya propagado con una fuerza indecente.

Es por ello que la Generalitat ha decidido, como medida de prevención de incendios, que des de este sábado 22 de marzo al 15 de octubre, estará prohibido hacer fuego en el bosque.

La norma regula que en los terrenos forestales, estén o no poblados de árboles, y en la franja de 500 metros que les rodea no se pueda encender fuego, sea cuál sea la finalidad.

Especialmente prohíbe quemar restos de poda y de aprovachamientos forestales, agrícolas y de jardinería, ni márgenes próximos a zonas forestales, sin una autorización expresa de la Consejería. Tampoco se pueden hacer fuegos de ocio ni de otros motivos relacionados con la apicultura, ni dentro de las áreas recreativas y de acampada en parcelas de las urbanizaciones cuando se utilicen barbacoas con sistemas para evitar chispas.

Medidas de prevención contra incendios en Cataluña

La norma también prohíbe lanzar objetos encendidos, abocar residuos y restos vegetales e industriales de cualquier tipo que pueda ocasionar el inicio de un conato de incendio, como con el lanzamiento de cohetes, fuegos artificiales u otros artefactos con fuego.

De todas formas, los ciudadanos que quieran llevar una actividad de este tipo podrán presentar su solicitud para pedir una excepción en la zona forestal y en una franja de 500 metros ante las oficinas comarcales de la Consejería.

Este año, desde el 1 de enero y hasta este viernes, Catalunya ha registrado 69 incendios forestales que han quemado 35 hectáreas forestales. Este invierno se ha implantado un nuevo sistema de gestión de las comunicaciones de quema. Esta nueva norma establece que es necesario presentar a los ayuntamientos una solicitud para poder realizar alguna de estas actividades entre el 15 de octubre y el 15 de marzo.

El sistema se ha implantado en 869 municipios y ha facilitado la tramitación de 77.816 comunicaciones de quema, si bien la comarca que más comunicaciones de quema ha realizado en este periodo ha sido el Vallès Oriental, con 6.385.

    Entradas relacionadas

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *