Cada edificio está construído de un tamaño y una forma diferente, y por lo tanto es muy difícil especificar exactamente la correcta colocación de los detectores de humo. Es importante que, ante las dudas, lea las instrucciones del fabricante. Dado que el humo asciende, los detectores deberían colocarse en el techo y, en caso de ponerse en la pared, a una distancia de entre 15 y 30 cm del techo.

  • Para una protección básica: Si solamente posee un aparato de detección de humo, es recomendable colocarlo entre los dormitorios y las zonas de más alto riesgo de incendios.
  • Para una mejor protección: Cuando disponga de más de un detector, coloque uno en cada piso o sala de entrada a los dormitorios.
  • Para la mejor protección: Para mejorar el grado de protección coloque un detector de humo en cada habitación, dando prioridad a los salones, donde la probabilidad de incendo por la noche es mayor. También es aconsejable colocar un detector de humo en aquellos dormitorios en los que se usen dispositivos eléctricos, como sábanas eléctricas o calentadores, o en los que el ocupante sea fumador.

Dónde no colocar detectores de humo

Es más fácil definir donde no deben colocarse los detectores de humo. En general, se deben evitar aquellas áreas donde las condiciones de los cuartos puedan interferir con el mecanismo de los aparatos y causar falsas alarmas. Esto puede ocurrir en las siguientes condiciones:

En baños: Los detectores no pueden diferenciar entre partículas de humo producidas por un incendio y las gotas de condensación causadas por el agua caliente o fría.

En cámaras de frío o cuartos de calderas: Los detectores que funcionan con pilas, por regla general no funcionarán correctamente por debajo de 4ºC o por encima de 38ºC.

Cerca de algunos electrodomésticos: Algunos aparatos podrían desviar el humo fuera del alcance de los detectores de humo, como salidas de aire acondicionado o aire caliente.

Hay que tener en cuenta que, igual que con cualquier aparato de seguridad, es aconsejable comprobar regularmente su funcionamiento.