23.736. éste es el número de hectáreas que se han quemado desde principios del 2013 hasta principios de agosto (sin contar los incendios de Valdeconcha (Guadalajara) o Boiro (A Coruña)). Eso supone un área afectada seis veces menor a la que se registró durante el mismo período de tiempo en 2012, en el que se vieron afectadas 154.634 hectáreas. También es tres veces menor que la media de los últimos 10 años, de 75,771 zonas afectadas.

En el balance, también se refleja que se han producido 4.658 siniestros (la gran mayoría conatos, fuegos que se extinguen al poco de iniciarse y que afectan menos de una hectárea) en comparación con los 11.274 del año pasado.

La superficie afectada por el fuego supone un 0,086 por ciento del total de la superficie nacional, de las que 9.103 hectáreas son de superficie arbolada, 9.469 de matorral y monte abierto y 5.163, de pastos.

Si lo analizamos por zonas territoriales, el 42 % de los incendios se produjeron en el noroeste peninsular, el 33 % en las comunidades del interior y el 22 % en la zona mediterránea. Y sólo un 1 % en al zona de las Islas Canarias.

Esta noticia es una muestra que cada vez estamos más concienciados sobre la importancia de prevenir los incendios, fuegos que destruyen nuestro rico paisaje y afectan a cientos de familias.

Incendios en la península ibérica

    Entradas relacionadas

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *