Todos hemos visto y conocemos los usos de los extintores, pero sabemos cómo y cuando deben usarse?
Los extintores son sencillos aparatos a presión que sirven para apagar el principio de un incendio.

¿Con qué clases de extintores podemos encontrarnos?

Extintores de polvo polivalente.

Son el modelo más frecuente y están indicados para los siguientes casos:

– Apagar fuegos de combustibles sólidos (papel, madera, ropa, etc.)
– Fuegos de combustibles líquidos
– Fuegos de sustancias gaseosas (butano, gas natural…)
No recomendados su uso en el caso de incendios que afecten a equipos eléctricos.

Extintores de dióxido de carbono (CO2).
Se utilizan para incendios de naturaleza eléctrica en sitios cerrados (equipos eléctricos, ordenadores…).

Consejos de seguridad en caso de incendio

Comprar un extintor

Cuando adquieras un extintor asegúrate que tenga la contraseña de homologación. Se compone de las letras FAI y cuatro dígitos, o el marcaje CE, que tiene una validez indefinida. Asegúrate de que conste la marca de conformidad con las normas (N de AENOR, la Q de ECA o equivalentes).

 

Mantenimiento y seguridad del extintor

Recuerda que cada 3 meses debes observar el estado exterior del extintor. Si ves cualquier desperfecto (manómetro sin presión, precinto rojo…), ¡llámanos al 93 849 72 00!

Cada año, uno de nuestros técnicos especialistas se desplazará a tu empresa para hacer el mantenimiento anual correspondiente. Y, por último, cada 5 años, deberá procederse al retimbrado del extintor, una prueba de la presión del aparato de la que se extenderá una acta. Después de cualquier actuación, te proporcionaremos un certificado con los nuevos datos y la relación de las tareas realizadas en el extintor.