Los extintores tienen una vida útil de 20 años. A lo largo de esta vida útil, cada 5 años deben someterse a la prueba del retimbrado. Esta prueba es obligatoria según el Reglamento de Aparatos a Presión.

La primera prueba para asegurar las buenas condiciones de uso del extintor la realiza el fabricante antes de su venta. Esta prueba es el timbrado y debe figurar en el envase del extintor, marcado normalmente con las siglas Ph de prueba hidráulica. Esta prueba sirve para los primeros 5 años.

Cada tipo de extintor tiene su presión de timbre dependiendo del fabricante, por lo que los extintores tendrán que ser retimbrados de acuerdo con esa presión.

¿En qué consiste el retimbrado de extintores?
En esta prueba se somete el envase a una presión interna que ronda los 25 kg/cm2, en el caso de los extintores de polvo, y 250 Kg/cm2, en los extintores de dióxido de carbono.

De esta forma, un especialista cualificado de Star Fire realiza el siguiente procedimiento:

1. Despresurizar el extintor y desmontarlo.
2. Vaciar el polvo del interior y llenarlo con agua.
3. Presurizarlo a 25kg/cm2 y posteriormente despresurizarlo.
4. Vaciarlo de agua y secarlo interiormente.
5. Volver a cargar el extintor.
6. Montar la maneta y presurizarlo.


Una vez finalizado el proceso, anotamos en la etiqueta la prueba que se ha realizado y se cuña en el recuadro de la placa del extintor el mes y año del retimbre. Ya estará preparado para otros 5 años.

En Star Fire ofrecemos todo tipos de servicios para garantizar la seguridad de su negocio: instalación de equipos contra incendios, venta de equipos y materiales para las tareas de extinción y socorro para bomberos, mantenimiento de extintores, equipos de extinción automática de incendios, instalación de alarmas y sirenas, puertas cortafuegos, señalización de seguridad y productos fotoluminiscentes o bocas de incendio, entre otros.