Ante una situación de riesgo (por ejemplo incendio) existen una variedad de acciones a llevar a cabo para limitar sus consecuencias.

El fuego Es una reacción química, exotérmica, con desprendimiento de calor y luz, que resulta de la combinación del oxigeno, el combustible; contando además con una fuente de ignición y una reacción en cadena que generará llamas, que aportarán el calor necesario para mantener la reacción en el tiempo. Con esos cuatro componentes se formará el tetraedro del fuego.

¿Cómo utilizar el extintor?

Antes utilizarlo, al momento de sacarlo de su percha donde está colgado en la pared, deberemos asegurarnos que la aguja del manómetro esté marcando en la zona verde, indicando de esta manera que nadie lo ha utilizado anteriormente.

– Retire el seguro junto con el precinto de seguridad (se recomienda hacer esta acción al llegar al lugar donde está el fuego).

– Oprima la manija superior, mueva la boquilla del extintor horizontalmente y despacio, cubriendo el área del fuego.
Dirija el chorro de la descarga del extintor a la base del fuego. No debe acercarse a menos de 3 metros de distancia del fuego. Debe recordar que la duración en el funcionamiento de un extintor portátil es breve (aproximadamente un minuto) así que deberemos dosificar el elemento extintor, por medio de su válvula dosificadora.

Clasificación de los fuegos más comunes

A Combustibles sólidos que forman brasas y dejan cenizas (Maderas Papeles Telas Plásticos Fibras sintéticas).

B Combustibles líquidos y gaseosos (Son todo los líquidos inflamables -hidrocarburos, ceras, alcoholes, solventes- y todos los combustibles gaseosos de origen orgánico)

C Cualquier tipo de Material Combustible que se encuentre en presencia de energía eléctrica

D / K Estos son dos tipos de fuegos especiales: el D es fuego de virutas metálicas y el K es el fuego de freidoras de restoranes.
Para apagar estos fuegos especiales deberemos contar con el tipo de extintor especialmente indicado para tal fin.

Recuerde

Abandone inmediatamente el área:

• Si su camino de escape se ve amenazado (por llamas o bloqueos).

• Si se le acaba el agente a su extintor.

• Si el uso del extintor no parece dar resultado.

• Si no se puede seguir combatiendo el fuego en forma segura.

    Entradas relacionadas

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *